Crónica de una fiesta aguada

Como te iba contando

CkQZDaAWkAE5SeQ

Estaban todos en la sala donde se habían citado. En la pared, un televisor panorámico. Sobre las mesas, grandes poncheras -perdón- bowls de cotufas -excuse me- pop corn bañados en mantequilla. Aunque eran apenas de las nueve de la mañana, había botellas de whisky dispuestas coquetamente al lado de las jarras de agua de coco, junto a unos centros de mesa con claveles azules, blancos y rojos, entremezclados con banderitas de los Estados Unidos y estrellitas de escarcha, todo con el sello inconfundible de Ronald Carreño, experto en estos temas tan sensibles. Esta vez sí había quorum. Por primera vez en la historia, todos los diputados de la MUD habían llegado puntualmente. El optimismo del que está bien dateado se respiraba en el ambiente helado porque el aire acondicionado estaba prendido a todo volumen. “Que se joda Motta Domínguez ” –decía tiritando Ismael García, mientras se ponía aquel legendario abrigo…

Ver la entrada original 723 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s